Víctor D'Aza y Zobeyda Cepeda

5

Mejorar la administración pública local de forma que esté dirigida al bienestar de la gente y vea a la ciudadanía como el centro de la política pública es el principal desafío de los gobiernos locales.

La afirmación es de Víctor D’Aza, Director Ejecutivo de la Federación Dominicana de Municipios, quien al participar en el Diálogo Sobre Políticas Públicas expuso también que los gobiernos locales tienen que hacer rendiciones de cuentas más efectivas tanto a los órganos de control interno y externo como a la ciudadanía, abriéndose al control social.

Consideró que en termino mediáticos y de opinión pública existe la percepción de que impera la impunidad frente a situaciones evidentes de prácticas indebidas en el manejo de los fondos públicos, destacando que no todas las denuncias y presunciones de culpabilidad son fundamentadas.

Frente a este clima, apuntó D’Aza, lo primero que tenemos que hacer desde el municipalismo organizado y más específicamente desde los gobiernos locales es superar actitudes negativas, aprehensiones, desconfianzas, temores y reactividades que están tanto del lado de los actores políticos del municipalismo como del lado de los actores de la sociedad civil.

Se impone superar todas las deficiencias administrativas, determinando sus causas y poniendo en marcha programas para mejorar las capacidades del personal y la creación de condiciones para poder contratar y retener personal administrativo de calidad, dijo el Director Ejecutivo de la FEDOMU.

Es por esa y otras razones que el III Congreso de autoridades locales “Comunicación y transparencia para el buen gobierno local” realizado recientemente por FEDOMU estuvo dirigido a trabajar la relación de alcaldes y alcaldesas con su comunidad, la sociedad civil y la opinión pública.

Expresó que en la municipalidad son más los hechos positivos que los censurables, lo que se expresa en la actuación diaria de los gobiernos locales en la cotidianidad de la vida en miles de pequeñas comunidades y barrios en los que vive la mayor parte de la gente pobre, vulnerable y menos atendida.

Por su parte Zobeyda Cepeda, abogada y feminista, al hacer los comentarios a la ponencia “Desafíos para hacer una gestión municipal transparente”, señaló que la transparencia va más allá del debido manejo de fondos, involucra también el acceso a información sobre la gestión y la participación de la ciudadanía en la toma de decisiones como prácticas de la gobernabilidad democrática.

Desde esta base, enfatizó, las investigaciones que se han realizado respeto al cumplimiento del 4% para desarrollar programas de género, educación, salud y protección de personas menores de edad, muestran manejos clientelistas como otorgamiento de canastillas, asignaciones a personas envejecientes, donaciones a mujeres con embarazos de alto riesgo, entre otros.

La transparencia requiere una visión transformadora con enfoque de desarrollo local desde una mirada de derechos conectada al marco estratégico nacional que constituye la Estrategia Nacional de Desarrollo, declaró la abogada y feminista.

Informó además que la Ley 176-07 está inspirada en sus principios fundamentales en la transversalidad de género y la equidad, lo que debe servir de guía a los ayuntamientos para incorporarlos tanto en las reglas y prácticas institucionales como en la gestión, sobre todo en las planificaciones, identificando el impacto diferenciado de género que puede tener la gestión municipal.

El Diálogo sobre Políticas Públicas se desarrolla cada mes con la organización de la Fundación Solidaridad, el Centro Integral para el Desarrollo Local y la Universidad Autónoma de Santo Domingo Recinto Santiago, sirviendo de espacio abierto en el cual la ciudadanía puede encontrarse y expresar sus puntos de vistas y debatir sobre temas relevantes del acontecer político, social y económico del país.

Plantearon la necesidad de que el concejo de regidores y munícipes independientes desarrollen acciones para someter a la legalidad a la actual gestión municipal.