11

Académicos, estudiantes y dirigentes de organizaciones de la sociedad civil de esta ciudad consideraron necesario que el debate sobre la educación laica se abra a todos los sectores de la vida nacional en cumplimiento con lo expresado en el Pacto Nacional para la Reforma Educativa.

Al participar en el Diálogo sobre Políticas Públicas que realizan la Fundación Solidaridad, el Centro Integral para el Desarrollo Local (CIDEL) y el Recinto Santiago de la Universidad Autónoma de Santo Domingo (UASD), expusieron que el Estado se comprometió en el Pacto Nacional para la Reforma Educativa en la República Dominicana 2014-2030 a promover un debate nacional sobre la enseñanza laica y/o tratamiento de la religión en la educación.

La Educación Laica no cuestiona los fundamentos de las religiones, pero tampoco se basa en ellos, sino en los resultados del progreso de la ciencia, cuyas conclusiones no pueden ser presentadas sino como teorías que se cotejan con los hechos y los fenómenos que las confirman o refutan, expresó Guido Riggio Pou al participar como expositor.

“La educación laica se inicia durante el gobierno provisional del General Gregorio Luperón en 1879, quién le abre las puertas a Eugenio María de Hostos para fundar la Escuela Normal, pasos que siguió Salomé Ureña de Henríquez para fundar su Instituto de Señoritas en 1881 para el entrenamiento de maestras. Así se crearon los pilares de la educación dominicana en el siglo XX”, indicó.

La Educación Hostosiana cambió radicalmente el método de enseñanza, al enfocarla en las vertientes de la moral secular y cívica, válida para toda la ciudadanía e independiente de sectarismos religiosos y por otra parte la construcción del conocimiento científico y matemático, manifestó Guido Riggio Pou.

Indicó que la misma opone el evolucionismo científico a la concepción doctrinaria de la creación del universo; el razonamiento, al pensamiento doctrinario; el conocimiento, como resultado de los métodos experimentales de las ciencias, y no como dogmas fundamentados en absolutismos carentes de evidencias; y opuso el racionalismo a la retórica tradicional.

Expuso además, que los métodos de enseñanza de Eugenio María de Hostos y Salomé Ureña de Henríquez fueron sacados de la escuela dominicana por el dictador Rafael Leónidas Trujillo Molina, quien para mantenerse en el poder necesitaba de un pueblo que no pudiera pensar por sí mismo, sino solo aprenda a repetir las verdades que otros con autoridad les enseñan.

Riggio Pou fue enfático al señalar que el sistema educativo está hipotecado y que el curriculum educativo vigente es un instrumento de dominio ideológico y cultural, ya que el mismo está orientado por los principios de la doctrina y la moral católica.

Por su parte el profesor y dirigente de la Asociación Dominicana de Profesores Juan Núñez, manifestó que desde esa entidad, y sobre todo desde la corriente magisterial Juan Pablo Duarte, en coordinación con el “Foro por un Estado Laico Eugenio María de Hostos”, se están promoviendo debates en diversas regiones del país como mecanismo de seguimiento a los compromisos del pacto educativo, entre ellos el de la educación laica.

El debate sobre La Educación Laica es un compromiso del Estado el cual se comprometió en el Pacto Nacional para la Reforma Educativa en la República Dominicana 2014-2030 a promover un debate nacional sobre la enseñanza laica y/o tratamiento de la religión en la educación.

El Diálogo sobre Políticas Públicas es un espacio de debates de las ideas y en el mismo participan académicos, estudiantes, dirigentes de organizaciones de la sociedad civil y ciudadanos comprometidos con mejorar la calidad de la democracia, el respeto y la tolerancia.

Previo a la exposición de Guido Riggio Pou hablaron Juan Castillo, Director Ejecutivo de la Fundación Solidaridad y el maestro Juan Guerra en representación de la Universidad Autónoma de Santo Domingo, quienes resaltaron la importancia de continuar produciendo debates relacionados con temas que impactan directamente sobre las personas.